La salud es un proceso dinámico que juega a nuestro favor

salud proceso dinamico que juega a nuestro favor

Si observamos a nuestro alrededor nos daremos cuenta que todo cuanto sucede en la naturaleza está regido por ciclos dinámicos y que se suceden de manera regular. 

Al día le sigue la noche, las estaciones se alternan durante el año…. Como seres vivos que somos, nuestra salud no es un estado inalterable, sino que también está sometida a un constante proceso de cambio

Se suele decir que “por la edad” ese proceso tiende a la enfermedad como algo inevitable o un acto de azar o suerte. Es cierto que “con la edad” nuestras células cambian y vamos acumulando experiencias y cargas, pero si invertimos energía y dedicamos tiempo a nuestra salud, el cuerpo responderá positivamente al envejecimiento pudiendo llegar a mejorar aspectos que pensábamos que nunca los recuperaríamos (es por ello que la quiropráctica para mayores juega un papel fundamental en la mejora de calidad de vida).

El ganador del premio Nobel, Hans Seile, escribió: “El secreto de la salud y la felicidad está en saber ajustarse bien al constante cambio de las condiciones de este planeta… Muchas enfermedades comunes son grandes errores relacionados con nuestra respuesta de adaptación”. 

La adaptación como clave de nuestra salud

Desde hace muchos años se ha observado que las personas que mejor se adaptan al medio y a las cosas que les van pasando en su vida, son las que mejor salud tienen (tanto física como mental). Y es que la flexibilidad hace que no entremos en estrés, situación que desgasta y avejenta el cuerpo. 

Dicha adaptación depende de la salud del Sistema Nervioso. Si este está alterado, su capacidad de adaptación es rígida y/o limitada, motivo por el cual nuestro organismo, sometido continuamente a distintos factores de estrés (físico, químico y emocional), pierde salud de forma paulatina, hasta llegar en ocasiones a un nivel de salud bajo.

¿Cómo podemos mejorar nuestra la adaptación a la vida y así ser más flexibles? 

“La curación va de dentro hacia fuera, y de arriba hacia abajo. Nuestra salud vuelve en ciclos ”. B. J. Palmer

Las subluxaciones vertebrales son bloqueos de las vértebras que afectan a la función de los nervios. Si esto ocurre, puede crear en el cuerpo una situación de irritación que lo afecte disminuyendo la capacidad adaptativa (más estrés, peor sueño, taquicardias, problemas gástricos, dolor,…).

Si bien es cierto que la quiropráctica es muy conocida por la mejora en los dolores y problemas de espalda y nervios, la gran mayoría de quienes se cuidan con ella notan una mejoría en su estado general y eso se debe a que esta se especializa en localizar dichas subluxaciones y corregirlas para liberar las irritaciones.

como mejorar adaptacion a vida y ser mas flexibles

La salud vuelve en ciclos

Con la quiropráctica, al conseguir tener paulatinamente un sistema nervioso menos irritado, el cuerpo está más despierto y por lo tanto las personas son cada vez más conscientes cuando algo no les ayuda en su salud.

En la primera etapa de cuidado quiropráctico, se pasa un primer momento en el que el sistema nervioso está cambiando desde su rigidez a una forma más flexible y adaptable.

Después de este proceso, y cuando el cuerpo está reaprendiendo a moverse mejor y a funcionar de otra forma, se es mucho más consciente de los hábitos que se tienen y no hacen bien al cuerpo o crean estrés a la mente. Hábitos que anteriormente parecían “normales”, ahora se dejan de hacer (tumbarse mal en el sofá, tensarse mucho, caminar encorvado,…).

A medida que se van rompiendo los patrones fijos que constituyen en las personas el eje de su problemática, bien sean patrones físicos, desórdenes químicos o patrones emocionales rígidos, llega el próximo estadio: el cambio. 

Este se produce cuando la persona se encuentra mejor físicamente y los “buenos hábitos” se están instaurando de forma más estable en su vida.


Gracias a la acción de la persona y los cuidados quiroprácticos adecuados que reactivan y equilibran el sistema nervioso, se potencia la adaptación poco a poco y sin importar la edad ni la condición desde la que se ha partido.

Cuanto mejor nos adaptamos a nuestro entorno, más vamos a poder disfrutar de la vida haciendo las actividades que nos hacen felices, pero para ello es importante estar activo en la salud y cuidar el sistema nervioso de las sublevaciones vertebrales ya que normalmente no nos hablan de ellas hasta que no acudimos a un centro quiropráctico. 

Realizar estos ciclos: flexibilidad, consciencia y cambio, configurarán un proceso continuo de adaptación, que es la clave de un organismo sano. 

Cuando entendemos que nuestra salud es un proceso y no un estado, que lo importante no es el destino sino los aprendizajes que vamos adquiriendo durante el camino, es entonces cuando podemos disfrutar del viaje y entender que existen valles y montañas en el camino de mejora de nuestra salud. 

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad. Si buscas mejorar tu calidad de vida, no dudes en contactar con nosotros y descubre como te puede ayudar la quiropráctica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *