Cómo prevenir y recuperarse de un latigazo cervical

consejos para prevenir y recuperarse de latigazo cervical

Muchas personas tras un accidente o gesto brusco tienen problemas que no se llegan a resolver  aún habiendo hecho rehabilitación, y eso puede ser porque no han acudido al quiropráctico para ver si hay subluxaciones vertebrales que estén comprimiendo los nervios y desequilibrando la musculatura.

En accidentes a poca velocidad el impacto es mayor

Un interesante estudio llevado a cabo en 2014 demostró que en el caso de colisiones de coche a baja velocidad (a partir de 8 km/h) se transmite el doble de esa velocidad a los ocupantes. La sacudida provocada por el impacto causa daños en los tejidos blandos del cuello y puede lastimar también la columna. Además hay que tener en cuenta que:

  • El riesgo de latigazo cervical es mayor en colisiones a poca velocidad, pues el ocupante absorbe una mayor fuerza del impacto y el cuello describe un movimiento brusco mayor que en choques a alta velocidad. 
  • Una mala postura o tener la cabeza girada de lado en el momento del choque puede empeorar la lesión del latigazo cervical. 
  • El 85% de las lesiones de cuello por accidente son por una colisión por detrás. 
  • Los síntomas del latigazo cervical normalmente no aparecen hasta al menos 24 horas después del accidente y, a veces, pueden tardar varios días en manifestarse. 

Las radiografías en movimiento que hacen los quiroprácticos ayudan a ver las consecuencias del latigazo cervical no resuelto. Así pues, la quiropráctica puede resultar muy efectivo para recuperarse, ayudando a mantener la columna flexible y alineada de modo que sea capaz de responder mucho mejor a los imprevistos que puedan suceder.

Los 10 síntomas más comunes del latigazo cervical

  • Dolor y rigidez en el cuello 
  • Dolor de cabeza
  • Mareo/ vértigo
  • Visión borrosa
  • Cansancio
  • Dificultad para concentrarse 
  • Problemas en los brazos
  • Pitidos en los oídos 
  • Dificultad para dormir 
  • Irritabilidad 

Consejos para una buena postura en el coche

  • ENTRAR AL COCHE: Es mejor sentarse primero con los dos pies en el suelo y, a continuación, entrar las piernas (una tras otra) dentro del coche. Al salir, sería bueno seguir el proceso contrario. 
  • LAS LUMBARES: La espalda debería estar apoyada completamente en el respaldo del asiento, sin dejar ningún hueco. Puede añadirse un cojín a la altura de las lumbares para ayudar a mantener la curvatura natural y como soporte de esa zona. 
  • LAS CERVICALES: La parte superior del reposacabezas tiene que estar a la altura de los ojos y la cabeza apoyada en él o lo más cerca posible (evitar encorvarse hacia adelante). Su función es evitar lesiones de cuello, principalmente el latigazo cervical. 
  • LOS BRAZOS: Las dos manos al volante, en posición a “las 10 y 10”, y los brazos un poco doblados par que estén relajados y no cargue los hombros y cuellos.
  • LAS PIERNAS: Ligeramente flexionadas. 

Durante el viaje ten en cuenta que: 

*** Si eres el que conduce… las paradas en el camino son fundamentales para despejar la mente y el cuerpo, y renovar la energía para tener todos los reflejos preparados para la conducción. 

*** Si no eres el que conduce… 

  • Puedes realizar movilizaciones del cuello (flexiones laterales, delante y giros a los lados) cada hora. 
  • Agárrate al asiento con una mano y con la otra tira suavemente de la cabeza hacia el lado opuesto para estirar el trapecio. 
  • Para estirar la zona alta de la espalda, agárrate al asiento por delante con las dos manos y arquea la columna dibujando una “C” desde la coronilla, y empuja atrás para pegarla al respaldo del asiento. 
  • Para estirar los antebrazos, alarga un brazo hacia delante, levanta la palma de la mano hacia fuera y tira suavemente de los dedos hacia ti, empujando con la otra mano. 
  • Lleva los pies hacia atrás apoyando la punta debajo del asiento y empuja suavemente hacia delante con los empeines. 
  • Para activar la circulación apoya los pies en el suelo, fuera de los pedales, y levanta alternativamente los talones y las puntas de los pies. Conseguirás que tus piernas no estén tan “pesadas” a consecuencia de estar mucho tiempo sentados. 
Change this Subheading

Change this description

*** Durante un viaje largo, es fundamental parar cada 45 minutos o una hora y tomarse unos minutos para estirar las zonas que más se sobrecargan al conducir: la espalda, los brazos y los pies. Unos sencillos estiramientos pueden hacer del viaje mucho más ameno y con sensación de ligereza.

***Al llegar a tu destino… es recomendable estirar y moverse aunque sean 10-15 minutos.

Realizar estas cosas hace que se el cuerpo se note mucho mejor durante el viaje afectando positivamente nuestra experiencia. 

Si crees que puedes tener un latigazo cervical no solucionado y quieres ver si la quiropráctica te puede ayudar, contacta con nuestro centro quiropráctico y te informaremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *