Conoce la quiropráctica durante el embarazo

La quiropráctica durante el embarazo es todavía una gran desconocida para muchas personas, pero la gran cantidad de beneficios que trae a la embarazada incluso para el parto y el post-parto es tan grande que cuando las mujeres lo descubren hace que estén mucho más seguras de la capacidad que tiene su cuerpo de mejorar cualquier situación en la que se encuentren.

El embarazo: una etapa de adaptación para los dos

Durante la gestación el cuerpo pasa por cambios hormonales, físicos y emocionales, y a esto se le junta el estilo de vida que la futura mamá tenía previamente y durante el propio embarazo. 

Pero ¿por qué las experiencias de cada mujer son tan diferentes y únicas?. Esto es debido a lo que se llama: capacidad de adaptación. Dependiendo de la facilidad de adaptación a los cambios de su sistema nervioso, variará la forma de vivir el proceso. Cuanta mejor capacidad adaptativa, más disfrute de cada momento. Por esto mismo tiene un gran valor dedicar tiempo y consciencia en el proceso que se está llevando a cabo y realizar actividades y cuidados que favorezcan y expandan el bienestar propio y el del bebé.

Además, debemos pensar que el cuerpo entra en un estado constante de cambios donde la energía generada es para dar y formar otra vida, por lo que se crea una conexión madre-bebé en donde cuanto más armónica sea, mejor será para los dos.

¿En qué ayuda la quiropráctica durante el embarazo?

La gente se sorprendería de la cantidad de mujeres que acuden al quiropráctico con fantásticas experiencias durante el embarazo y el post-parto.

Es cierto que es un área de la quiropráctica desconocida para muchos, pero de gran valor en todo el mundo ya que ha aportado a las mujeres una sensación de tranquilidad, conexión con el bebé, consciencia de su cuerpo y disminución de las molestias físicas; pudiendo llevar una rutina mucho más equilibrada, incluso llegándose a recuperar mucho mejor después de dar a luz. 

¿Cómo es posible? Si bien es cierto que el ejercicio, el trabajo de respiración y la higiene mental ayuda, gracias a los ajustes quiroprácticos ellas llegan a trabajar lugares que de otra forma no se podría ya que la quiropráctica se especializar en mantener un buen movimiento específico de cada articulación para equilibrar y liberar el sistema nervioso del estrés.

De esta forma, los ajustes quiroprácticos consiguen en la mujer embarazada principalmente que: 

  1. La columna en general recupere y mantenga una buena movilidad; por lo que se va adaptando a todos los estadios de gestación de forma natural.
  2. Los huesos de la columna mantienen una buena alineación por lo que la postura se conserva mejor 
  3. Los huesos y ligamentos pélvicos se mueven y alinean de tal forma que respetan y favorecen los cambios que el embarazo y el parto necesita para dar a luz de forma más fácil y segura.

Más información sobre el ajuste quiropráctico.

Los beneficios más vistos al recibir un cuidado quiropráctico adecuado en las mujeres durante el embarazo son:

  1. Menos o ningún dolor de espalda, cuello u hombros.
  2. Favorece el posicionamiento del bebé durante su formación.
  3. Favorece el correcto posicionamiento del feto en el canal del parto.
  4. Disminuye el dolor en el parto.
  5. Las mamás se sienten más tranquilas durante todo el proceso.

Descubre los beneficios de la quiropráctica de la boca de nuestros clientes.

¿Es segura la quiropráctica para una embarazada?

Los ajustes son una opción segura tanto para ella como para su bebé ya que el quiropráctico utiliza técnicas adaptadas y específicas para ellos en cada momento. Nuestra mejor recomendación es que se lo comunique a su quiropráctico en el momento en que sepa que está embarazada para que este pueda realizar las adaptaciones oportunas. 

Los quiroprácticos de LinQ, entre otras técnicas, utilizan la Webster. Esta técnica es de origen estadounidense (os dejamos AQUÍ el enlace) y sirve para equilibrar los huesos y ligamentos de la pelvis de forma eficaz y segura a través de suaves toques mientras dichas estructuras se van relajando y colocando de forma que permita un mejor movimiento y alineación de las estructuras para favorecer el momento del parto.

En un estudio publicado en el JMPT mostró cómo el 82% de los casos el feto se había posicionado correctamente tras recibir cuidados quiroprácticos con la técnica Webster, en un grupo de embarazadas diagnosticadas de mal posicionamiento fetal.

¿Hacer o no hacer quiropráctica durante el embarazo?

Muchas madres notan una gran mejoría en el embarazo, el parto y el post-parto con cuidado quiropráctico en comparación a los hijos que han tenido sin haberse cuidado con ella. 

Lo que más agradecen es que han disfrutado mucho más del embarazo y se han recuperado mucho mejor en el post-parto tanto a nivel emocional como físico. 

Esto ha hecho que no sólo sigan con su cuidado después sino que también llevan a sus recién nacidos para un chequeo de su columna, muchas veces porque presentan síntomas de irritación que no se soluciona.

Si te ha parecido interesante este artículo y quieres saber más, llama o visita LinQ, centro quiropráctico en Barcelona y alrededores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *