Cuidados de la espalda en el trabajo

como cuidar espalda en el trabajo

¿Tienes que pedir la baja en tu trabajo por problemas de espalda? ¿Pasas muchas horas de pie o sentado/a y terminas la jornada con dolor? Y lo más importante, ¿Te gustaría terminar tu día sintiéndote bien? Este tipo de situaciones son cada vez más comunes de encontrar en una consulta quiropráctica ya que normalmente con las prisas y el estrés no atendemos a nuestro cuerpo todo lo que necesitaría y con el tiempo descubrimos que nuestra salud está cada vez más afectada.

Cuando tenemos energía y nos sentimos bien tenemos más ganas y facilidad de cumplir objetivos personales y profesionales que con los años vamos teniendo; no obstante, cuando nos sentimos mal hasta el punto en que nos vemos limitados a la hora de desarrollar nuestro trabajo hace darnos cuenta la importancia que tiene la salud en nuestra vida y en nuestro equilibrio mental.

¿Cómo afecta el dolor en nuestra vida laboral?

Para responder a esta pregunta primero queremos aportar una perspectiva global de cómo afecta el dolor de espalda en el mundo, ya que los datos pueden sorprender a más de uno haciendo ver claramente que no es algo “de pocos” ni un hecho aislado.

Para empezar, la Facultad de Medicina de Harvard y el “Instituto Mercer Health and Benefits” de San Francisco realizaron un análisis de distintos estudios hechos en Estados Unidos y Europa. Dicha revisión trató sobre el coste-efectividad del tratamiento quiropráctico en el dolor lumbar. Dicho estudio mostró que:

  • En el 2002 el 36% de los estadounidenses sintieron algún tipo de dolor lumbar. 
  • Este estudio también estableció que el 85% de personas con dolor lumbar tienen recaídas en algún momento de su vida.

Además, el “Global Burden of Disease”, el mayor estudio epidemiológico publicado, concluyó que el dolor lumbar es la primera causa de discapacidad en el mundo, por lo que todo apunta a que el dolor lumbar es mucho muy común en el mundo.

Fuente: AEQ

¿Cómo podemos evitar el absentismo laboral?

Por suerte hoy en día las empresas son mucho más conscientes a la hora de enseñar a sus empleados la importancia de la higiene postural en el trabajo además de que muchas de ellas han habilitado sillas, mesas, y ordenadores que intentan adaptarse a la ergonimía de la persona pero ¿qué más podemos hacer? A continuación te lo contamos:

1. La impotencia de los descansos

Aunque no lo parezca, tomarse 30 segundos de descanso cada hora puede ayudarnos a que la jornada no cargue tanto el cuerpo. Por “descanso” nos referimos a mover el cuerpo de forma diferente a nuestro puesto de trabajo (si estamos mucho tiempo sentados, sería una buena idea movernos aunque sea a por un vaso de agua, caminar un poco, mover los brazos “en mariposa” hacia delante y hacia atrás, flexionar las piernas para estirar las lumbares,…). Normalmente solemos concentrarnos tanto que no caemos en hacer este tipo de cosas, pero poniendo la alarma del móvil cada hora o 40 minutos nos hará un gran favor par nuestra salud. 

2. Mesas de altura adaptable

Para los que pasan mucho tiempo en un mismo sitio os recomendamos una mesa con patas adaptables en su altura para ir alternando el estar sentado a estar de pie durante la jornada.

3. La almohadilla para el ratón puede ser mágica

Muchos de las oficinas ya lo han incorporado pero si hemos adaptado nuestra oficina a casa y estamos desprovistos de material ergonómico, la almohadilla del ratón es algo asequible que ayuda mucho al descanso de la muñeca y el brazo. 

4. Moverse es importante

Hacer algo de ejercicio nos ayuda a despejar la mente, disminuir el estrés, aumentar la dinámica del cuerpo y a estimular los músculos correctamente. Tomarse un tiempo diario, aunque sean 15 minutos al día, con la ropa y zapatillas adecuadas oxigenará nuestra mente y nuestra vida. 

5. Despejar la mente mejora el rendimiento

Leer, comer fuera del trabajo, pasar tiempo con la familia y amigos, tener contacto con la naturaleza,… cuando el cerebro está interactuando con el mundo fuera del ámbito laboral mejora sus conexiones nerviosas, se despeja y por lo tanto puede volver a su tarea con mejor rendimiento en cuanto a la memoria y resolución de problemas.  

6. Chequea tu columna de subluxaciones

Muchas veces aparecen problemas de espalda y postura que incluso se pueden extender a dolores de cabeza, epicondilitis, ciáticas, hernias, etc. y que por más que adoptamos buenos hábitos el problema continúa. De ser así o antes de que aparezcan estos problemas, es una buena idea acudir al quiropráctico ya que es quien está especializado en localizar de forma específica las vértebras que han perdido su alineación y movimiento de forma y corregirlo de forma eficaz, natural y segura. 

Una columna que esté bien alienada y en buen movimiento podrá conservar más salud con el paso del tiempo. 

Los costes y beneficios de la quiropráctica

La quiropráctica puede aportar un gran valor a nuestras vidas siendo muy conocida por ayudar en problemas de espalda, dolores de cabeza, postura y ciática aunque sus beneficios son muchos más. Te invito a que visites nuestra página de soluciones que ofrece la quiropráctica donde encontrarás testimonios de pacientes que han conseguido solucionar sus problemas a través de la quiropráctica

En cuanto a los costes, hay que saber que hoy en día España es uno de los últimos países en Europa, y en el mundo, donde la quiropráctica no se encuentra dentro del sistema sanitario por lo que el acceso debe de ser privado.

Un estudio en el 2004 financiado por el Gobierno Británico y realizado con más de 1000 pacientes, estableció que el tratamiento quiropráctico tiene un alto coste – efectividad, mostrando un ahorro sustancial en problemas relacionados con las cervicales y las lumbares por lo que este ahorro era un reflejo de que las personas se recuperaban antes de su problema por lo que podía volver a trabajar antes que con solo tratamiento convencional (fármacos).

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad. Si estás buscando un quiropráctico en Barcelona, no dudes en contactar con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *