Actúa lo antes posible después de un accidente

La vida está llena de imprevistos que no podemos controlar. A nuestras consultas a menudo acuden pacientes a los que en su momento les pareció que ese choque por detrás que recibieron mientras conducían a poca velocidad o estando parados, o bien esa caída menor con la moto o bicicleta, no tenía más efectos que algún moratón o estar varios días doloridos. Pero se ha demostrado que un movimiento brusco del cuello (el llamado latigazo cervical), o la compresión de las vértebras de la columna por un fuerte golpe en el suelo, puede tener secuelas a largo plazo, incluso al cabo de unos años, y ser el origen de desplazamiento de vértebras (lo que en quiropráctica se conoce como subluxación vertebral) o incluso de hernias discales, causando dolor y falta de movilidad entre otros problemas de salud. 

En el caso del latigazo cervical, puede que no haya síntomas hasta al cabo de unos días después de haber sufrido el accidente, lo que en apariencia parece indicar que se trata de una lesión menor. Nada más alejado de la realidad. Un interesante estudio llevado a cabo en 2014 demostró que en el caso de colisiones a poca velocidad (a partir de 8 km/h) se transmite el doble de esa velocidad a los ocupantes. La sacudida provocada por el impacto causa daños en los tejidos blandos del cuello y puede lastimar también la columna.

En el caso de sufrir un latigazo cervical, se recomienda hacer una revisión quiropráctica cuanto antes para determinar el alcance de los daños, y seguir tratamiento quiropráctico para recuperar la buena movilidad y alineación de las vértebras en la zona del cuello. De hecho, después de cualquier caída o impacto fuertes sería bueno revisar que nuestra columna no haya quedado resentida, lo que nos daría problemas a largo plazo porque sería más sensible a quedar afectada por malas posturas o lesiones y podría derivar en dolor crónico y limitación de movilidad. 

El cuidado quiropráctico, pues, resulta muy efectivo para recuperar la salud y bienestar después de un accidente. No solo eso, una buena medida para evitar al máximo lesiones por accidentes es tener una espalda sana gracias a la quiropráctica, pues nos ayuda a mantener la columna flexible y con las vértebras bien alineadas, de modo que es capaz de responder mucho mejor a imprevistos que nos puedan suceder. 

En definitiva, el cuidado quiropráctico nos ayuda a evitar lesiones mayores en caso de accidentes y a recuperarnos más fácilmente de ellos para gozar de nuevo de buena salud y bienestar, con buena movilidad de nuestra columna y ausencia de dolor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *